¿Tenía Freud el complejo de Ganímedes?

Sigmund Freud trato de establecer una relación de los sueños de sus pacientes con la vida rutinaria.

Según él, la mayor parte de los contenidos de los sueños son de índole sexual y las mujeres sueñan con paraguas mientras que los hombres sueñan con sombreros, donde el paraguas vendría a ser un símil del apéndice sexual másculino o polla, mientras que el sombrero sería un símil de la cavidad sexual femenina o coño.

Para clasificar a sus clientes empleó los “mitos” de la literatura griega clásica. También podría haber empleado los “mitos” de la literatura judía clásica y así podríamos haber tenido en vez de los complejos de Edipo, Electra, Narciso, etc., los complejos de Adán, Elisheba, Abraham, etc. O los “mitos” escandinavos y haber tenido el complejo de Gollum, Frigg o Thor. O los complejos de Mahoma, Fátima y Almanzor si tenemos en cuenta los “mitos” del islamismo. O los complejos de José, María y Lucas si contamos con los “mitos” del cristianismo. O los de Confucio, Mulán y Zhu si nos vamos a los “mitos” chinos. O los de Quetzalcoal, Chalchiuhtlicue y Ometeotl si hubiese recurrido a los “mitos” aztecas… En fin, que cada tradición tendría los suyos.

Hoy podría utilizar también los complejos de Luke Skywalker, Leia o R2D2.

Si tenemos en cuenta las palabras “paraguas” y “sombrero”, podemos deducir que Freud vivía en un sitio donde llovía a menudo y que le visitaban hombres con dinero. Digo hombres con dinero porque no soy capaz de imaginarme a un hombre sin dinero yendo a la consulta de este “personaje de la historia de la humanidad” de origen judío a contarle lo que había soñado. Probablemente habría sido una gallina, un bocadillo o algo con lo que aliviar el dolor punzante que se crea en el estómago cuando el aparato digestivo no ha recibido visita de alimentos durante un periodo relativamente prolongado de tiempo ya sea en estado sólido, líquido o gaseoso,  y que en castellano se llama hambre.

Su interpretación sexual de los sueños completamente subjetiva era debida a su propia insatisfacción sexual dado que al ser de origen judío, su tradición le prohibía expresamente mantener relaciones sexuales con sus allegados y más en concreto con varones, y dado que Freud posiblemente estaba enamorado de su hermano, podría haber incurrido en un delito hacia la ley de “su dios” si hubiese procedido a dar rienda suelta a su libido.

Parto del supuesto de que Freud era un animal humano con apéndice sexual masculino o polla. Este hecho me resulta imposible de corroborar (ni me interesa, a ver que se va a pensar usted, montón de mierda andante, que no tiene nada mejor que hacer y está leyendo esto que escribo) dado que tengo entendido que Freud murió y seguramente sería enterrado o incinerado, y los téjidos blandos de los cuerpos enterrados se pudren si no reciben un tratamiento de embalsamado o similar, siendo el apéndice polla uno de estos tejidos blandos (durante la mayor parte del tiempo de vida de los organismo vivos que están sujetos a la reproducción sexual).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s