Las cosillas de los “dioses”…

Los seguidores varones de Alá tienen permitido por “su ley revelada” (tócate los cojones) casarse con hembras humanas menores de dieciocho primaveras siguiendo el ejemplo del mofeta Mahoma, que contrajo matrimonio con una niña.

De vez en cuando salta a los medios de manipulación masiva alguna noticia de algún marido que ha reventado a pollazos a su mujer en la noche de bodas.

¿Es Alá el dios de los pederastras? Será muy grande, pero si permite a sus seguidores follar con niñas, tal vez se deba a que él mismo la tiene tan pequeña que no sabe los daños que puede causar metiendo su “palito del amor” en un agujero estrecho.

Según relata la estúpida tradición judía, el dios Yahvéh se le presentó a un tal Abraham y le dijo que para demostrar su fe, degollara a un hijo suyo. El pavo se pilló un cuchillo y se fue de excursión a la montaña con su hijo Isaac. Se pilló una tartera, les compró unos litros de limonada a un grupo de girl scouts que estaban por allí acampadas y se dispuso a rebanarle el pescuezo a Isaac. Lamentablemente no pudo cumplir con el encargo porque un ¿ángel? intercedió justo cuando iba a llevar a cabo el ritual de sacrificio de sangre que tanto le gustaba al cutre salchichero dios de las morcillas. Por cierto que Abraham estaba casado y bailaba reggeaton con su hermana Sara.

También se relata que el tal Yahvéh (o Jehová, o como diría Bud Spencer en “Banana Joe” versión traducida al castellano, “Perico el de los palotes”), provocó una lluvia que cubrió todo el planeta, que toda la humanidad murió exceptuando una familia: la de un tal Noé, que debía ser un guachupino, un chinarro, un nigga, etc… ya que de ahí supuestamente provienen el resto de razas de homínidos, ¿no?.

¿Es Yahvéh un asesino? ¿Es el dios de los asesinos y de los incestos?

Luego tenemos a Zeus, que se transformaba en lluvia y otras cosas para seducir a bellas hembras humanas y follárselas. Visto como está el patio, nada que objetar: como bien saben las agencias de publicidad gracias a Maslow y su famosa pirámide, el sexo es una necesidad fisiológica y es una forma como otra cualquiera de “engañar a potenciales clientes” y pillarles por los cojones. Es parecido a lo que hacen las prostitutas y está bien documentado que funciona.

¿Es Zeus un jefazo o una víctima de la frigidez de Hera?

Luego tenemos a un tal Ballach Molloch, al que se le sacrificaban niños en su honor en Cartago (¿CÓMOOOOOOO? ¿Un sitio dónde es legal matar a un niño? ¿Dónde dice que vive ese tal Ballach?)

Esto se lo achaco a que dado que la especie humana es invasiva (¡¡¡Anda!!!, como los cerdos), con el objetivo de evitar la superpoblación de la ciudad, de vez en cuando hacían “una limpia” autorizada por sus líderes y elegían a niños, porque en teoría son más fáciles de meter en un horno crematorio que los adultos, por lo menos enteros y vivos (si no que se lo pregunten al “descuartizador de Pioz” o a cualquier matarife de granja de pollos). Y no digo “criaturas inocentes” porque cualquiera que haya tratado con un niño se puede dar cuenta de que de inocentes no tienen una mierda: son unos pequeños cabrones que te buscan las vueltas continuamente, te chupan la energía y están amparados por leyes que les protegen (en el terruño donde vivo, tengo entendido que si causan algún daño y alguien les denuncia por ello a las autoridades locales, son los progenitores los que cargan con las consecuencias de sus actos HASTA LOS DIECIOCHO AÑOS. Cosas de la asquerosa sociedad organizada de asquerosos seres en la que vivo. Por cierto que aquí los negocios basados en pirámides de Ponzi son ilegales salvo que se trate de la quebrada “Inseguridad Social”).

También tenemos a Odín (que “creó”a la especie humana chupando piedras), a Visnu y  a Shiva (tú destroza, que lo cubre el seguro), a Quetzalcoal (“soy una serpiente con plumas que habla”), a Ganesha (¡¡¡troooooompa!!!), a Eru y los Valar que se pasaban el día cantando y bailando, el Ra de los egipcios, vencido en casa con gol de un tal Moisés, que con sólo con un palito y unos truquillos que aprendió con el “Magia Borrás” que le regalaron sus padres cuando era pequeño para celebrar el nacimiento de un tal Jesús, se las hizo pasar putas a los egipcios gobernados por Ramsés II. (Joder, ¿enviar al “ángel de la muerte”? ¿Si no haces lo que te digo mataré a tu hijo? Eso es extorsión en toda regla: menuda “joyita” de “dios del amor” al que adoran (de dorado) los islamojudeocristianos. Con enemigos así, quién necesita amigos).

Este 24 de diciembre, “a dorar” al niño: con algo de mantequilla, el horno a 250ºC un par de horas, con una manzana en la boca y salsa de almendras. Y si sobra algo, para el 25.

Rayos y meteoritos, ¡VENID A MI!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s